23/11/2018

Asesinadas por quien las “amó” y enterradas por la historia

by

El 1 de enero de 2012 entró en vigencia la ley que en El Salvador penaliza el feminicidio. En marzo de ese año se procesó al primer imputado por ese delito por haber asesinado a su esposa. Los casos de hombres que matan a sus parejas no son un fenómeno novedoso y aislado.

Las publicaciones periodísticas de cada época no deben tomarse como prueba acuciosa e ineludible de la existencia de un delito, pero su registro sí revela un camino que permite seguir el rastro de una evidente y reiterada violencia contra las mujeres.

Este especial recorre los últimos setenta años de la historia de nuestro país para detectar ocho casos de mujeres que fueron asesinada por sus (ex)esposo, novios o pretendientes.

Había una vez, un país en el que las mujeres pobres que parían fuera de los hospitales eran las principales sospechosas de haber matado a sus hijos si no sobrevivían después de nacer. No valían nada las razones médicas o las complicaciones que sufrían en el parto. Los fiscales de ese país las acusaban de asesinar a sus recién nacidos. Los abogados de esas mujeres poco hacían para defenderlas de las acusaciones. Muchas veces, sin pruebas contundentes, los jueces las condenaban a pasar hasta tres décadas en una cárcel.

Ese país se llama El Salvador y esa historia se repite desde hace años. Veintiún años para ser exactos. El Estado salvadoreño ha construido un relato que inicia con mujeres embarazadas, pobres, que sufren complicaciones en sus embarazos y tienen partos fuera de los hospitales. La consecuencia es que sus hijos no sobreviven. Y sigue el punto de tensión: las etiqueta de ser las asesinas, sin ninguna duda, de sus hijos. Pasan por un juicio y entonces viene el desenlace: las encarcela. Es un cuento que empieza mal y termina peor.

Una producción de:

Reporte e investigación: Carmen Valeria Castillos

Textos: Laura Aguirre y Carmen Valeria Castillo

Edición: Laura Aguirre y Orus Villacorta

Ilustradora: Judith Umaña

Share This